La Lámpara de Sal del himalaya, armoniza y equilibra nuestro ambiente y a las personas que habitan en él, son grandes transmutadores de Energía y además de Armonizar y Equilibrar nuestra energía, nos ayudan muchísimo en todo el aspecto de nuestras salud, purifican el aire que respiramos, equilibran la energía, absorben la humedad del ambiente, eliminan gérmenes y bacterias a su alrededor, Son una gran herramienta que nos ayudan a mejorar nuestra calidad de vida.

Las lámparas de sal nos ayudan a prevenir el estrés, cansancio, alergias, problemas respiratorios como asma, bronquitis, bronquiolitis e insomnio. Son ideales para cuidar nuestra salud y en especial la salud de nuestros hijos, recomendamos para las habitaciones de nuestros hijos estas LAMPARAS DE SAL, totalmente naturales, en diversos modelos y tamaños, nos permiten neutralizar los IONES POSITIVOS (que emiten los artefactos eléctricos como computadoras, tv, etc. de nuestro HOGAR) en IONES NEGATIVOS, los cuales crean un beneficioso microclima, favoreciendo así nuestra calidad de vida.

Beneficios:

1-Limpian el aire

Esta es la característica más conocida de las lámparas de sal. Tienen un increíble poder para eliminar el polvo, el polen, el humo del tabaco y otros contaminantes del aire.

Pero ¿cómo lo hacen?

Purifican el aire a través del poder de la higrometría, es decir, que atraen a las moléculas de agua del ambiente y las absorben, y con ello las partículas extrañas que pudieran tener.

Como la lámpara se calienta por el calor producido por la bombilla en el interior, esa misma agua se evapora de nuevo en el aire y las partículas atrapadas de polvo, polen, humo… quedan atrapadas en la sal.


2- Reducen la alergia y los síntomas de asma


Como eliminan las partículas microscópicas de polvo, moho, hongos y similares en el aire circundante, la colocación de una lámpara o dos en las habitaciones donde se pasa más tiempo puede reducir los síntomas de alergia.

Incluso las personas que sufren de asma pueden notar una gran diferencia después de una semana o dos. De hecho la sal del Himalaya es tan buena para las vías respiratorias que incluso la venden en formato de inhaladores.


3- Protegen nuestros pulmones


Como hemos visto antes, cuando la lámpara se caliente y comienza su ciclo higroscópico de partículas en el aire, también cambia la carga de las moléculas que se liberan, es decir, absorbe iones positivos y expulsan iones negativos (los que encontramos en la naturaleza pura).

La mayoría de nuestros hogares están llenos de iones positivos, que no son especialmente buenos
para nuestra salud.

La fuente principal generadora de iones positivos son los aparatos electrónicos.

¿Por qué son perjudiciales los iones positivos?

Al respirar de forma continuada una gran cantidad de iones positivos en el aire, los cilios (pelos microscópicos) que bordean nuestra tráquea se vuelven lentos y les cuesta más mantener las partículas contaminantes fuera de nuestros pulmones.

Y los iones negativos precisamente tienen el efecto de aumentar la actividad ciliar, ayudando a mantener nuestros pulmones despejados y protegidos.

Es decir que  las lámparas de sal ayudan a nuestro cuerpo a filtrar el aire de manera más eficiente.


4- Aumentan la energía


Dar un paseo por el campo, o por la playa, acampar en la montaña, o tomar una ducha tranquila de buena mañana son pequeñas cosas que nos pueden revitalizar.

No es casual que todas estas actividades nos expongan a un aumento de las concentraciones de iones negativos (como los que generan las lámparas de sal).El doctor  Pierce J. Howard, director de investigación en el Centro de Ciencias Cognitivas Aplicadas en Charlotte, Carolina del norte dice: “en términos generales, los iones negativos aumentan el flujo de oxígeno al cerebro; con el resultado de tener un mayor estado de alerta, disminución de la somnolencia y más energía mental”.

Por el contrario, los iones positivos descargan nuestro cuerpo de energía.

Si te sientes cansado/a y no sabes por qué, pon una lámpara o posavelas de sal del Himalaya en la habitación o habitaciones en las que pasas la mayor parte del tiempo (incluso en el trabajo). Cuando haya transcurrido una semana, seguro que notas una diferencia. Comprobado.


5- Ayudan a contrarrestar las vibraciones electrónicas


Hoy en día la mayoría de nosotros vivimos en una especie de océano de radiaciones electromagnéticas (EM) que surge de todos los aparatos electrónicos que nos rodean (televisión, ordenador, teléfono móvil, tablet, aparatos de música,…)

Aunque puede parecer que no nos afectan, los efectos a largo plazo de este tipo de radiación pueden llegar a ser muy graves.

Hay estudios que demuestran que la constante exposición a la radiación EM aumenta los niveles de estrés, causa fatiga crónica y reduce la respuesta inmunológica del cuerpo, entre otras cosas.

Los iones negativos que emiten las lámparas de sal del Himalaya ayudan a contrarrestar la radiación EM. Por eso es conveniente tener una cerca de la televisión, el ordenador y otros dispositivos eléctricos que utilices con frecuencia.


6- Ayudan a dormir mejor


Otro efecto secundario de la sobreexposición a los iones positivos en el aire es que afecta a la calidad de nuestro sueño.

Esto sucede porque las partículas cargas positivamente pueden reducir el suministro de sangre y de oxígeno que llega al cerebro, lo que se puede traducir en patrones de sueño irregulares.

Como las lámparas de sal del Himalaya generan iones negativos naturales, ayudan a disminuir este problema.

Por eso es conveniente tener una también en el dormitorio.

Si por la noche no puedes dormir con una luz encendida, es suficiente que mantengas la lámpara de sal encendida durante todo el día y por la noche justo antes de acostarte la  apagues. También puede ser una lámpara quitamiedos fantástica para los niños/as.


7- Mejoran el estado de ánimo y la concentración


Ya hemos visto que el efecto de los iones negativos en el cuerpo mejora el suministro de sangre y oxígeno en el cerebro y otros órganos, y también proporciona un aumento en la liberación de serotonina, el neurotransmisor que nos hace sentir (literalmente) felices.

Todo esto afecta de forma natural a nuestro estado de ánimo; puede ayudarnos a relajarnos y a descansar pero también mejora nuestra concentración.

Por eso una lámpara de sal es muy adecuada en cualquier espacio donde se realicen trabajos que requieran concentración (en oficinas, despachos, estudios,…).


8- Reducen la electricidad estática en el aire


Las lámparas de sal neutralizan también las partículas ionizadas del aire que causan la electricidad estática. Algo que no es que sea perjudicial para la salud, pero sin duda muy molesto, cuando se te pegan las pelusas a la camisa, o peinarse se convierte en una odisea.


9- Son una fuente de luz respetuosa con el medio ambiente


Son lámparas completamente naturales, utilizan bombillas de pocos watios que consumen poca energía, y si no queremos que sean eléctricos podemos utilizar los posavelas que tienen el mismo efecto en el ambiente.

En Kumara, disponemos de de lámparas de Sal del Himalaya, de varios tamaños. Visita nuestro catálogo de artesanías o ven a vernos. 



Publicado: 25 de Septiembre de 2016