La figura de Ganesha es un arquetipo cargado de múltiples significados y simbolismos que expresan un estado de perfección así como los medios para obtenerla. Ganesha de hecho es el símbolo de aquel que ha descubierto a la divinidad dentro de sí mismo.

Representa el perfecto equilibrio entre las energías masculina y femenina (Shiva-Parvati), entre fuerza y bondad y entre fuerza y belleza. También representa la capacidad discriminada que otorga la capacidad de percibir las distinciones entre la realidad y la ilusión, entre lo real y lo irreal.

En términos más generales ya que Ganesha elimina todos los obstáculos de nuestro camino material y espiritual, es considerado por todos los Hinduístas como el dios de la buena suerte quién otorga prosperidad y fortuna en todos los ámbitos de nuestra vida.

Es por ésto que se le invoca antes de iniciar una actividad importante, ya sea mundana o espiritual, para que todo obstáculo sea eliminado y la buena fortuna se alcance fácilmente en todo lo que se realice, claro esta que esto solo sucede si lo que se desea alcanzar es bueno y puro, ya que de otra forma será Ganesha mismo quien a través de todas las huestes celestiales que existen y que están a su cargo ponga todo tipo de obstáculos e impedimentos para que no se realice o alcance nada que sea para fines egoístas, dañino para nosotros mismos o para los demás o simplemente no auspicioso. De esta misma forma Ganesha nos protege de todo ambiente de negatividad, violencia, envidia u odio si se le invoca con este fin.