La piedra de Jade es conocida como una reina entre las gemas. Según la antigua tradición china, reúne las cinco virtudes cardinales: el valor, la modestia, el amor al prójimo, la justicia y la sabiduría. Confucio, decía que los hombres debían aspirar a las cualidades de ésta piedra.
yuda a restablecer la salud ante enfermedades contagiosas, epilepsia, problemas de riñón, de vesícula, cólicos, trastornos cardíacos, problemas de vista, en los huesos, la columna y el ciático. Calma y equilibra el sistema nervioso y además, fortalece el sistema inmunológico y ayuda a purificar la sangre. También favorece a que se equilibren los niveles de acidez y alcalinidad de nuestro cuerpo. Por esta extensa lista de beneficios que trae para la salud, se considera que el Jade protege de las enfermedades y prolonga la vida.
Es también, una gema muy favorable para la fertilidad y los ciclos femeninos. Protege durante la gestación, ayuda a que los partos sean saludables y regulariza los ciclos menstruales.
A nivel mental y espiritual, si sabemos unir a nuestras energías las virtudes del jade potenciamos la elevación de nuestra Conciencia.
En cuanto a lo emocional es equilibradora de los aspectos femeninos y masculinos – Yin ~ Yang – ayudando a estabilizar las emociones en general y estimulando las mismas en dirección a la resolución de procesos kármicos y al conocimiento de nuestro interior.
Su energía, ayuda a recordar e interpretar los sueños, propicia un estado de serenidad y ayuda a superar traumas y estados depresivos. A su vez, favorece que haya un balance adecuado entre los aspectos intelectuales y los emocionales.
Por otra parte, puede ayudar ante la falta de energía y en momentos de stress o agotamiento y también se considera que estimula la energía sexual.
Es además un cristal protector que actúa repeliendo las energías negativas o vibraciones desfavorables de los ambientes.
En relación a los Chakras, es especial para el cardíaco. Pero, debido a sus propiedades para limpiar las energías se la puede utilizar también en la limpieza y armonización de todos los demás chakras.

En Kumara, colgantes de jade natural con plata nepalí, realizados artesanalmente.