Publicado: 8 de Agosto de 2016

El aceite de argán se extrae de las semillas de un árbol llamado Argán que crece de manera espontánea y salvaje en Marruecos, y en algunas zonas de México y Andalucía. Este aceite es una verdadera joya para el cuidado de la cara, del pelo, de las uñas y del cuerpo. Es un aceite único, cuya eficacia es avalada por siglos de tradición, está siendo en la actualidad corroborada por la investigación científica. Es apreciado por su efecto anti-aging, por la gran cantidad de antioxidantes y sus poderes curativos.

Propiedades:

  • Regenerador
  • Nutritivo
  • Restaurador
  • Antioxidante
  • Antienvejecimiento
  • Superhidratante

Indicaciones:

  • Como aceite hidratante y nutritivo, sobre todo, para pieles maduras.
  • Para nutrir e hidratar la piel diariamente, usándolo solo o mezclándolo con otros aceites vegetales y esenciales, según la necesidades de tu piel. Debido a que evita la formación de radicales libres, causa directa de la falta de elasticidad de la piel y la consiguiente aparición de arrugas, estrías… Por otra parte, al oxigenar la piel, favorece la restauración de la capa hidrolipídica y de las células cutáneas, cuyo tenor en nutrientes incrementa considerablemente. Los beneficios son elasticidad, suavidad y luminosidad de la piel.  
  • Para desmaquillar tu piel
  • Para hacer mascarillas faciales, con arcillas o frutas
  • Para exfoliar, mezclando el argán con sal del Himalaya o arcilla, ya que estimularás el crecimiento y regeneración celular de la epidermis, proporcionándole nutrientes esenciales.
  • Para pieles maduras
  • Para la reconstrucción de la piel

Más información y venta

AQUÍ